Comparta este contenido

Share/Save/Bookmark

lunes, 6 de septiembre de 2010

No entiendo las cifras de Ecopetrol

Por Potenkim


La página 62 del número de la revista Dinero correspondiente al 20 de agosto de 2010, trae un reporte de lo que interpreto son las expectativas de Ecopetrol para sus logros en los próximos diez años. Las metas que se propone la empresa parecen relativamente ambiciosas, pero las mismas pueden fundamentarse en su desempeño reciente, con el aumento significativo de la producción mediante mejores métodos de explotación. En la página 63 del artículo de Dinero, el redactor presenta algunas gráficas que me parecieron de interés, porque esas gráficas guardan la clave de muchas de las esperanzas que tiene el gobierno nacional para llevar a cabo sus programas de avance y mejoramiento social. Es por eso mismo que la difusión de esas proyecciones en un medio tan importante para la formación de la opinión pública, como lo es la revista Dinero, debe ser asumida con toda seriedad.

Antes de proceder con mis observaciones, es sólo justo señalar que el citado artículo en Dinero tiene una tónica general dictada por expectativas, con expresiones como “Para 2020, Ecopetrol espera alcanzar una producción de 1,3 millones de barriles diarios…”. Hasta donde pude filtrar el artículo, en ninguna parte afirma de manera directa que esos objetivos tengan alguna garantía, estilo este que de por sí no lo considero criticable, en su actitud plena de optimismo.

Por otra parte, las gráficas a las que aludo parecieran dejar sentados como hechos los que todavía son sólo buenos deseos. Esta afirmación la hago tras hacer un análisis que es casi pura aritmética simple que se puede llevar a cabo con la muy limitada información concreta que da el artículo. En la gráfica de barras titulada “PRODUCCIÓN 2007-2020 (PROMEDIO AÑO) KBPED”, la componente principal de producción para cada año corresponde a la categoría “campos actuales”. Bajo esa categoría, que tiene un carácter de casi certeza debido a su origen, se lee (cifras en miles de barriles de petróleo equivalente diarios) 585 para el año 2010, 656 para el 2011, 685 para el 2015 y 783 para el 2020. Esas proyecciones se traducen en una extracción total para el 31 de diciembre de 2020 de más de dos mil setecientos millones de barriles. La pregunta inmediata es si hay la certeza de al menos 90% (un estimado al que la jerga llama P90) acerca de la existencia, como afirma la gráfica, de esa cantidad de petróleo (más lo que sea que se entiende por equivalentes) en el subsuelo colombiano. En breve, ¿ese dato es el que se conoce – con alguna certificación técnica – en la actualidad? No sé la respuesta a esa pregunta, aunque existe un dato al respecto que tal vez no puedo interpretar como se debe y sobre el cual volveré hacia el final de esta entrada.

La cifra de más de 2.700 millones de barriles no puede corresponder al total del que se sabe existe, debido a simples razones físicas. Primero, si el comportamiento de los campos colombianos es como el de cualquier otro conocido en el mundo, la producción a partir del 2021 no puede caer a cero de golpe. Para ofrecer la hipótesis más favorable a las proyecciones presentadas en el artículo, supongamos que a partir del 2021 la producción desde campos existentes ha pasado su pico y empieza a caer. Para ayudar aún más, hagamos el supuesto drástico de que la producción medida por el promedio anual de barriles diarios a partir de ese de año decae a una tasa de 20% anual. Es decir, supongamos que la producción de cualquier año es el 80% de la del año precedente, y continuar de esta manera hasta, digamos, el año 2030. Para ese entonces, la producción sería de unos 84.000 barriles diarios. Asumamos por último que al final de ese año los campos existentes se agotan del todo. Con esos supuestos drásticos, pensados para minimizar las implicaciones del artículo de Dinero, tendríamos que concluir, de manera prácticamente inevitable, que se sabe hoy de la existencia en el subsuelo nacional de más de 3.700 millones de barriles que son económicamente recuperables.

Lo que me preocupa de esa cifra es que se deriva del simple peso de la aritmética. Incluso se deriva siguiendo la lógica aristotélica.

Segundo, aunque menos importante para el argumento que presento aquí, es el hecho de que en cualquier campo petrolero, lo que se puede recuperar no es igual a lo que existe en el reservorio. Con optimismo, digamos que es posible recuperar el 70% de lo que haya. Eso eleva la cifra a alrededor de 5.400 millones de barriles. Hablando exclusivamente de lo que se sabe que existe hoy, al menos para mí, esa es una cifra sorprendente. No he podido encontrar otras referencias, incluida la página de Ecopetrol, en donde se proporcione un dato como ese.

Esto me lleva al dato que sí pude obtener. Tras una búsqueda que resultó más bien rápida, encontré que en el año 2009 Ecopetrol reportó a la SEC (Securities Exchange Commission, el equivalente de una “supervalores” en Colombia) que sus reservas probadas eran de 1.880 millones de barriles. Ignoro si en sus meticulosos procedimientos la SEC exige tal grado de certeza que obligue a las petroleras a sub-declarar sus existencias en prácticamente el 50%. Una explicación alternativa podría ser que los métodos de proyección de la producción petrolera tengan algún protocolo que esté más allá de la comprensión de los legos. Este último argumento, sin embargo, carece de fuerza a primera vista. ¿Alguien tiene la respuesta?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Tienes razón en cuanto a los datos que se presenta en el artículo.

Pero te puedo dar una clave para ayudarte a comprender un poco el artículo.

El asunto es que los pozos no tienen un tamñano fijo en cuanto a reservas. Es decir, cuando se habla de X cantidad de reservas se refieren a que esta es la cantidad de crudo que se puede extraer con el precio actual.

En otras palabras,esa es la cantidad de crudo que se puede extraer desde el punto de vista económico. Extracción rentable o economicamente viable. Luego si el precio del barril sube digamos 30 dolares y pasa de 70 a 100 la cantidad de reservas de un pozo puede aumentar simplemente porque aumenta la rentabilidad del pozo.

Uno de los problemas con el anterior argumento es que no existe una definición "universal" de lo que son reservas. Por tal motivo es necesario saber cual es la definición que otorga Ecopetrol a aquello que denomina reservas

Francisco Azuero dijo...

Tienes razón el colaborador anónimo. La definición de los que constituyen reservas puede ser cambiante en el tiempo, dependiendo del precio y de los avances tecnológicos. Para evitar ese problema, la SEC tiene una definición que trata de ser bastante precisa de lo que constituye reserva, definición que fue precisada en Enero de 2009. En el siguiente blog http://mariobernardiconsultores.blogia.com/2010/021101-modernizacion-de-los-requerimientos-de-la-sec-para-los-informes-de-reservas-de-p.php
se puede encontrar una descripción muy pedadógica de la definición actual de reservas. Esto tiene una enorme importancia. Recordemos que hace algunos años una gran empresa petrolera fue objeto de una multa considerable porque la SEC considerá que había exagerado el tamaño de sus reservass.

Queda, como lo dice el colaborador anónimo la inquietud de si Ecopetrol está utilizando una definición de reserva para la SEC y otra para los lectores de DINERO

Anónimo dijo...

La motivación inicial para esta entrada fue la impresión que me dejó el artículo de Dinero en donde tácitamente se asume que el programa de producción proyectada a partir de las reservas ya existentes (las que sean) es inmune al precio del petróleo. Es decir, el gobierno colombiano, a través de Ecopetrol, es un mero "price taker", y venderá los volúmenes proyectados.
Quizás por su contexto de artículo para una revista de interés general, el (los) autor(es)no deja la impresión de que, por ejemplo, Ecopetrol pueda posponer producción, si el ambiente de precios así lo indicara.
POTEMKIN