Comparta este contenido

Share/Save/Bookmark

viernes, 3 de julio de 2009

Una revisión a los planes financieros del Gobierno Central



El examen de las diferentes proyecciones que ha realizado el Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Hacienda sobre las cifras fiscales del año 2009 revela una historia interesante. He tratado de resumir los diferentes escenarios realizados por el Gobierno en el cuadro adjunto (marque sobre él si quiere verlo en forma más nítida) basado en las diferentes versiones del Plan Financiero de Mediano Plazo (algunas de estas versiones se pueden encontrar aquí).

A mediados del año pasado, el plan contempló una meta de déficit fiscal para el 2009 equivalente al 3% del PIB. [1] La tasa de crecimiento proyectada en esos momentos de optimismo era del 5%. Dos meses después, en Septiembre, fue necesario acomodar mayores gastos por más de 2 billones de pesos. (resultado, posiblemente, de las presiones parlamentarias, y de la necesidad de asegurar por esta vía la “gobernabilidad”). Para que las proyecciones de déficit no se alteraran, se aumentaron las proyecciones de ingresos en igual monto.

Ya entrado el año 2009, el Gobierno anunció a finales de Enero una primera reducción en las metas de crecimiento económico al 3%. La actualización del Plan Financiero, publicada en Febrero, significó una reducción en los ingresos totales por valor de $4.5 billones. Por otra parte, los pagos de intereses proyectados subieron en 1 billón, como consecuencia principalmente de la devaluación del peso frente al dólar, que encareció la factura de los intereses de deuda externa. El gobierno se vio obligado a disminuir los pagos proyectados de funcionamiento en $2,5 billones y los de inversión en $500 mil millones. Aún así, el déficit proyectado subió en 3 billones, equivalentes al 3.2% del PIB.

En el plan financiero de mediano plazo recientemente presentado al Congreso, el crecimiento de la economía la sitúa el Ministerio de Hacienda entre el 0,5% y el 1,5% del PIB, es decir, una caída igual en porcentaje a la anterior revisión. Sin embargo, ello solo tiene un efecto en los ingresos corrientes de $2,5 billones, cuando, en sana lógica, uno debería pensar que la caída debería ser del mismo nivel que la anterior ($4,5 billones). ¿Cómo lo harían? Al revisar el documento, no aparecen las explicaciones. Los gastos totales no varían con relación al escenario de Febrero, lo cual hace que el Déficit pase a ser ahora del 3.7% del PIB.

Con relación a la financiación del déficit el plan inicial (Julio de 2008) contemplaba desembolsos de crédito externo por valor de US$2411 millones. Ahora serán de US$4650. No falta mucha imaginación para saber porqué el peso se revalúa: el mercado anticipa la abundante traída de dólares.

Obviamente, todo esto tiene consecuencias sobre las proyecciones del 2010. Pero eso es otra historia. Ya hablaremos de ello
[1] Datos tomados de una versión física que logré bajar de Internet en Julio de 2008. No encontré en la página web del Ministerio dicha versión, pues solo aparece la actualizada en Septiembre.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buen articulo, estoy casi 100% de acuerdo contigo :)

Anónimo dijo...

Saludos, muy interesante el post, espero que sigas actualizandolo!